TESOROS DE

 PADRES E  HIJOS        

                                                

             Historias que le harán pensar, reir y llorar.

 

"MIS MANITAS"

Una familia se había comprado un auto nuevo, 0 km. hermoso, se mire por donde se mire, el tapizado, el color... todo. El padre amaba ese auto, su esfuerzo estaba allí. Salieron el, su esposa y el pequeño de ambos de solo 3 años; llegando a una estación de servicio bajan los padres y dejan al niño en el auto, cerrando las puertas... el niño, encontró un marcador y comenzó a escribir en todo aquel tapizado, con un gran entusiasmo y amor, ya que los niños hacen sus cosas en esta condición.

Después de un rato llegan los padres y al ver el cuadro, el padre comenzó a encenderse en furia y al ver su "hermoso tapizado" todo rallado, comenzó a golpear al niño en sus manos y a golpearlo con mucha fuerza... hasta que tuvieron que sacarle al niño de entre tus golpes, el niño estaba en muy mal estado tuvieron que llevarlo hospitalizado. Suena el teléfono en casa de la familia y atiende el padre... los llamaban del hospital, era necesario que se presentaran, se habían complicado las cosas...El padre se presenta y le notifican que debieron amputarle las manos al niño, ya que no había otra opción posible. Entrando el padre a la habitación envuelto en lagrimas... el niño le dice sonriente... ¡¡Hola papi... ya aprendí la lección... no lo voy a hacer mas papi...pero por favor devuélveme mis manitas!!.

El padre salió de aquella habitación y se suicido....

¿Por que le damos tanta importancia a las cosas materiales al grado de lastimar a nuestros seres queridos?

 

UNA LECCION DE VIDA

Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 3 años, por desperdiciar un rollo de papel de envoltura dorado. El dinero era escaso en esos días, por lo que explotó en furia, cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de navidad. Sin embargo, la niña le llevó el regalo a su padre a la mañana siguiente y dijo: "Esto es para ti, papito". El se sintió avergonzado de su reacción de furia. Pero éste volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía. Le volvió a gritar diciendo: "¿Que no sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe haber algo adentro?. La pequeñita lo miró hacia arriba con lagrimas en lo ojos y dijo: "Oh, papito, no está vacía, yo soplé besos dentro de la caja, todos para ti, papito..."

El Padre se sintió morir; puso sus brazos alrededor de su niña y le suplicó que lo perdonara. Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y siempre que se sentía derrumbado, tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí.

En un forma muy sensible, cada uno de nosotros hemos recibido un recipiente dorado, lleno de amor incondicional y besos de nuestros hijos, amigos, familia o de Dios. Nadie podría tener una propiedad o posesión más hermosa que ésta. ¿La estás aprovechando como debes?



"TE DESEO SUFICIENTE"...


Recientemente, no pude evitar escuchar a un padre
y a una hija en sus últimos momentos juntos en la puerta de abordaje de un aeropuerto.


Las aerolíneas habían anunciado la salida del vuelo y, parados junto al puesto de seguridad, se abrazaban y él dijo:"Te amo. Te deseo suficiente". Ella a su vez dijo:"Papito, nuestra vida juntos ha sido más que suficiente. Tu amor es todo lo que siempre he necesitado. También te deseo suficiente, Papito".
Se besaron y ella se fué.

"Perdóneme por preguntar, pero, ¿por qué es este adiós para siempre?"
pregunté. "Ya estoy viejo y ella vive muy lejos. Tengo serios desafíos por delante y la realidad es que, su próximo viaje será para asistir a mi funeral", me dijo. "Cuando le decía adiós, le oí decirle: "Te deseo suficiente. ¿Pudiera saber qué significa eso?"
Comenzó a sonreír. "Ese es un deseo familiar que nos ha sido pasado de generación a generación. Mis padres solían decírselo a todos".
Hizo una pausa momentánea y miró hacia arriba como queriendo recordar en detalle, se sonrió aun más. "Cuando decimos 'Te deseo suficiente', estamos queriendo que la otra persona tenga una vida llena con justo las suficientes
cosas buenas para sostenerla", continuó.Entonces, volteándose hacia mí, compartió conmigo
lo siguiente, para recirtase de memoria:


"Te deseo suficiente sol para mantener tu actitud brillante.
Te deseo suficiente lluvia para que puedas apreciar mejor el sol.
Te deseo suficiente felicidad para mantener tu espíritu vivo.
Te deseo suficiente dolor para que los más pequeños gozos de la vida se vean  mucho más grandes.
Te deseo suficientes logros para satisfacer tus deseos.
Te deseo suficientes pérdidas para que puedas apreciar todo lo que posees.
Te deseo suficientes holas para que te ayuden a decir el adiós final".
Entonces comenzó a sollozar y se alejó caminando...
y hoy, yo a tí: Te deseo suficiente !!! Que Dios te bendiga!!!

 

JENNY Y SU PADRE

Jenny era una linda niña de cinco años, de ojos relucientes. Un 
día mientras ella con su mamá visitaban una tienda, Jenny vio un collar de perlas de plástico que costaba 2.50 dólares. ¡¡ Cuánto deseó poseerlo!!
Preguntó a su mamá si se lo compraría, su mamá le dijo: agamos un trato, yo te compraré el collar y cuando lleguemos a casa haremos una lista de tareas que podrás realizar para pagar el collar.

Y no te olvides que para tu cumpleaños es muy posible que tu
abuelita te regale un dólar!, está bien?.

Jenny estuvo de acuerdo y su mamá compró el collar de perlas. 
Jenny trabajó con tesón todos los días para cumplir con sus tareas, y tal como su mamá le mencionara, su abuelita le regaló un dólar para su cumpleaños.

En poco tiempo Jenny canceló su deuda.

Jenny amaba sus perlas,las llevaba puestas a todas partes. El 
único momento que no las usaba era cuando se bañaba pues su mamá le había dicho que las perlas con el agua le pintarían el cuello de verde! Jenny tenía un padre que la quería muchísimo. Cuando Jenny iba a su cama, él se levantaba de su sillón para leerle su cuento preferido.Una noche, cuando terminó el cuento, le dijo: "Jenny tú me quieres? 
- "Oh si papá, tú sabes que te quiero!". - Entonces, regálame tus
perlas" 
¡Oh, papá! No mis perlas!" dijo Jenny "Pero te doy a Rosita, mi
muñeca favorita. La recuerdas? tú me la regalaste el año pasado para mi cumpleaños y te doy su ajuar también, está bien papa? -"oh no hijita, no importa".

Una semana después, nuevamente su papá le preguntó al terminar el cuento -"Jenny, tú me quieres?",-"Oh si papá, tú sabes que te quiero!- "regálame tus perlas".

- "Oh, papa! No mis perlas!, pero te doy a Lazos, mi caballo de
juguete, lo recuerdas? Es mi favorito, su pelo es tan suave y tú puedes jugar con el y hacerle trencitas. Tú puedes tenerlo si quieres papá". - "Oh no hijita,"le dijo su papá dándole un beso en la mejilla, "Dios te bendiga, felices sueños".

Algunos días después, cuando el papá de; Jenny entró a su 
dormitorio para leerle un cuento, Jenny; estaba sentada en su cama y le temblaban los labios:
-"toma papá" dijo, y estiró su mano. La abrió y en su interior 
estaba su querido collar, el cual entregó a su padre.

Con una mano él tomó las perlas de plástico y con la otra extrajo 
de su bolsillo una cajita de terciopelo azul. Dentro de la cajita habían unas hermosas Perlas Genuinas. El las había tenido todo este tiempo, esperando que Jenny renunciara a la baratija para poder darle la pieza de valor.

Y así es también con nuestro Padre Celestial. 
El está esperando que renunciemos a las cosas y a las personas sin valor en nuestras vidas para darnos preciosos tesoros.
Esto me hace pensar las cosas a las cuales me aferro y me 
pregunto:¿ qué es lo que Dios me quiere dar en su lugar?

 

"QUERIDA MAMI:..."



Sally saltó de su asiento cuando vio salir al cirujano. Le preguntó: "¿Cómo está mi pequeño?, ¿va a ponerse bien?, ¿cuándo lo podré ver?". 
El cirujano dijo: "Lo siento; hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance". 

Sally dijo, consternada: "¿Por qué a los niños les da cáncer? ¿Es que acaso Dios ya no se preocupa por ellos? DIOS, ¿dónde estabas cuando mi hijo te necesitaba?". 


Sally pidió a la enfermera que la acompañara mientras se despedía de su hijo. Recorrió con su mano su cabello rojizo. La enfermera le preguntó si quería conservar uno de los rizos. Sally asintió. La enfermera cortó el rizo, lo colocó en una bolsita de plástico y se la dio a Sally. 


Sally salió del Hospital Infantil por última vez, después de haber 
permanecido ahí la mayor parte de los últimos 6 meses. Colocó la maleta con las pertenencias de Jimmy en el asiento del auto, junto a ella. Fue difícil manejar de regreso a casa, y más difícil aún entrar a una casa vacía. Llevó la maleta a la habitación de Jimmy y colocó los autos miniatura y todas sus demás cosas justo como él siempre las tenía. Se acostó en la cama y lloró hasta quedarse dormida, abrazando la pequeña almohada de Jimmy. 

Despertó cerca de la medianoche y junto a ella había una hoja de papel doblada. 

Abrió la carta, que decía:

 Querida mami: Sé que vas a echarme de menos, pero no pienses que te he olvidado o he dejado de amarte sólo porque ya no estoy ahí para decirte TE AMO. Pensaré en ti cada día, mamita, y cada día te amaré aún más. Algún día nos volveremos a ver. Si deseas adoptar a un niño para que no estés tan solita, podrá estar en mi habitación y podrá jugar con todas mis cosas. Si decides que sea una niña, probablemente no le gustarán las mismas cosas que a los niños, y tendrás que comprarle muñecas y cosas de ésas. 
No te pongas triste cuando pienses en mí; este lugar es grandioso. Los abuelos vinieron a recibirme cuando llegué y me han mostrado algo de acá, pero tomará algo de tiempo verlo todo. Los ángeles son muy amistosos y me encanta verlos volar. Jesús no se parece a todas las imágenes que vi de Él, pero supe que era Él tan pronto y lo vi. ¡Jesús me llevó a ver a DIOS! ¿Y qué crees, mami? Me senté en su regazo y le hablé como si yo fuera alguien importante. Le dije a Dios que quería escribirte una carta para 
despedirme y todo eso, aunque sabía que no estaba permitido. Dios me dio papel y Su pluma personal para escribirte esta carta. Creo que se llama Gabriel el ángel que te la dejará caer. Dios me dijo que te respondiera a lo que Le preguntaste: '¿Dónde estaba 
Él cuando yo lo necesitaba?'. Dios dijo: 'En donde mismo que cuando Jesús estaba en la cruz'. Estaba justo ahí, como lo está con todos Sus hijos. Esta noche estaré a la mesa con Jesús para la cena. Sé que la comida será fabulosa. 
Casi olvido decirte... Ya no tengo ningún dolor; el cáncer se ha ido. Me alegra, pues ya no podía resistir tanto dolor y Dios no podía resistir verme sufrir de ese modo, así que envió al Ángel de la Misericordia para llevarme. ¡El Ángel me dijo que yo era una Entrega Especial! 

Firmado con amor, de: Dios, Jesús y Yo 


 


                         DE UN PADRE A SU HIJO... 

 Era una mañana como cualquier otra. Yo, como siempre, me hallaba de mal humor. Te regañé porque te estabas tardando demasiado en desayunar, te grité porque no parabas de jugar con los cubiertos y te reprendí porque masticabas con la boca abierta. Comenzaste a refunfuñar y entonces derramaste la leche sobre tu ropa. Furioso te levanté por los cabellos y te empujé violentamente para que fueras a cambiarte de inmediato. 

Camino a la escuela no hablaste. Sentado en el asiento del auto llevabas la mirada perdida. Te despediste de mí tímidamente y yo solo te advertí que no te portaras mal. 

Por la tarde, cuando regresé a casa después de un día de mucho trabajo, te encontré jugando en el jardín. Llevabas puestos unos pantalones nuevos y estabas sucio y mojado. Frente a tus amiguitos te dije que debías cuidar la ropa y los zapatos, que parecía no interesarte mucho el sacrificio de tus padres para vestirte. Te hice entrar a la casa para que te cambiaras de ropa y mientras marchabas delante de mí te indiqué que caminaras erguido. 

Más tarde continuaste haciendo ruido y corriendo por toda la casa. A la hora de cenar arrojé la servilleta sobre la mesa y me puse de pie furioso porque no parabas de jugar. Con un golpe sobre la mesa grité que no soportaba más ese escándalo y subí a mi cuarto. 

Al poco rato mi ira comenzó a apagarse. Me di cuenta de que
había exagerado mi postura y tuve el deseo de bajar para darte una
caricia, pero no pude. 

¿Cómo podía un padre, después de hacer tal escena de indignación, mostrarse sumiso y arrepentido? 

Luego escuché unos golpecitos en la puerta. "Adelante" dije adivinando que eras tú. Abriste muy despacio y te detuviste indeciso en el umbral de la habitación. 

Te miré con seriedad y pregunté: ¿Te vas a dormir?, ¿vienes a despedirte?
No contestaste... Caminaste lentamente con tus pequeños pasitos y sin que me lo esperara, aceleraste tu andar para echarte en mis brazos cariñosamente. 

Te abracé y con un nudo en la garganta percibí la ligereza de tu delgado cuerpecito. Tus manitas rodearon fuertemente mi cuello y me diste un beso suavemente en la mejilla. Sentí que mi alma se quebrantaba. "Hasta mañana, papito" me dijiste. 

¿Qué es lo que estaba haciendo?, ¿por qué me desesperaba tan fácilmente?
Me había acostumbrado a tratarte como a una persona adulta, a exigirte como si fueras igual a mí y ciertamente no eras igual.

Tú tenías unas cualidades de las que yo carecía: eras legítimo, puro, bueno y sobre todo, sabías demostrar amor. ¿Porqué me costaba tanto trabajo?, ¿porqué tenía el hábito de estar siempre enojado? ¿Qué es lo que me estaba aburriendo? Yo también fui niño. ¿Cuándo fue que comencé a contaminarme? 

Después de un rato entré a tu habitación y encendí una lámpara con cuidado. Dormías profundamente. Tu hermoso rostro estaba ruborizado, tu boca entreabierta, tu frente húmeda, tu aspecto indefenso como el de un bebé. Me incliné para rozar con mis labios tu mejilla, respiré tu aroma limpio y dulce. No pude contener el sollozo y cerré los ojos. Una de mis lágrimas cayó en tu piel. No te inmutaste. Me puse de rodillas y le pedí Perdón al Señor en silencio. Te cubrí cuidadosamente con las cobijas y salí de la habitación. Al día siguiente, tu también me perdonaste. 
Si Dios me escucha y te permite vivir muchos años, algún día
sabrás que los padres no somos perfectos, pero sobre todo,
ojalá te des cuenta de que, pese a todos mis errores, 
te amo más que a mi vida..

 

      “SEÑOR HAZME COMO UN TELEVISOR”

Un niño meditando en su oración, concluyo: “Señor esta noche te pido algo especial… 
Convertirme en un televisor, quisiera ocupar su lugar. Quisiera vivir lo que vive la tele de mi casa. 
Es decir, tener un cuarto especial para mi y reunir a todos los miembros de mi familia a mi alrededor. 

Ser tomado en serio cuando hablo. Convertirme en el centro de atención al que todos quieran escuchar sin interrumpir ni cuestionarle. Quisiera sentir el cuidado especial que recibe la tele cuando algo no funciona... 

Y tener la compañía de mi Papá cuando llega a casa, aunque este cansado del trabajo. Y que mi Mamá me busque cuando este sola y aburrida, en lugar de ignorarme. Y que mis hermanos se peleen por estar conmigo... 

Y que pueda divertirlos a todos, aunque a veces no les diga nada. Quisiera vivir la sensación de que lo dejen todo por pasar unos momentos a mi lado. 

Señor no te pido mucho. Sólo vivir lo que vive cualquier televisor... 

(Con quién pasas más tiempo ¿con el televisor o con tus hijos? )

 

             UN MILAGRO DE GUERRA

Durante la guerra en Korea, un hombre fue gravemente herido en un campo de batalla en Heartbreak Ridge. Sus amigos estaban cubiertos en una cueva de zorros como a 10 metros del lugar cuando este fue herido en una emboscada. Mientras el fuego continuaba, los otros hombres discutian entre ellos que hacer. Pero como el fuego era intenso era díficil seguir arrastrandose y traer a su compañero herido, pues eso significaria la misma muerte.

Por un rato nadie se movía. Los hombres que estaban en la cueva podían escuchar a su compañero herido clamar por ayuda. Entonces uno de los hombres que estaba en la cueva empezó a mirar el reloj. No podía quitar la vista del mismo. Todos los demas lo notaron y empezaron a preguntarle cosas, pero el soldado no dejaba de mirar el reloj y permanecer en silencio.

De repente, el hombre del reloj saltó de la cueva y se arrastró hasta donde estaba su compañero herido. Lo tomó por la solapa del uniforme, y de una manera lenta empezó a regresar a la cueva, todo mientras el ataque era intenso a su alrededor.

Sorprendentemente ambos lograron llegar a la cueva del zorro sin ser heridos por bala alguna. Luego que el fuego cesara, le preguntaron al héroe que salvó a su compañro ¿por qué había esperado tanto tiempo para rescatar a su amigo? A lo cual el respondió: "Mi madre me dijo que a la mísma hora exactamente, todos los días, ella estaría orando por mi. Y de acuerdo a mi reloj, dejé la cueva exactamente cuando ella empezó a orar.

¿Cuánto ora por sus hijos? Nunca dejes de hacerlo, pues ellos viven en medio de guerra, donde el enemigo quiere destruírles, NO lo permitas! Ora por ellos!

 

CARTA DE UN HIJO A SUS PADRES:

No me den todo lo que les pido, a veces solo pido para ver hasta cuanto podré tomar.. No me griten, los respeto menos cuando me gritan, y me enseñan a gritar a mi tambien y yo no quisiera gritar..

No me den siempre ordenes y más ordenes, si a veces me pidieran las cosas yo lo haría más rápido y con más gusto..

Cumplan sus promesas, buenas o malas. Si me prometen un premio, quiero recibirlo y tambien si es un castigo..

No me comparen con nadie, (especialmente con mi hermano) si me presentan como mejor que los demás alguien va a sufrir y peor, sere yo quien sufra..

No cambien de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer, decidanse y mantengan esa decisión..

Dejenme valerme por mi mismo. Si hacen todo por mi nunca podre aprender..

Corrijanme con ternura. No digan mentiras delante mio, ni me pidan que las diga por ustedes, aunque sea para sacarlos de un apuro. Esta mal. Me hace sentir mal y pierdo la fe en lo que ustedes dicen..

Cuando hago algo malo no me exijan que les diga el "por que lo hice" a veces ni yo mismo lo sé..

Si alguna vez se equivocan en algo, admitanlo, asi se robustece la opinión que tengo de ustedes y me enseñaran a admitir mis propias equivocaciones..

Tratenme con la misma amabilidad y cordialidad con que veo que tratan a sus amigos, es que por ser familia no significa que no podamos ser tambien amigos..

No me pidan que haga una cosa y ustedes no la hacen, yo aprendere a hacer todo lo que ustedes hacen aunque no me lo digan, pero dificilmente haré lo que dicen y no hacen..

Cuando les cuente un problema mio, aunque les parezca muy pequeño, no me digan "no tenemos tiempo ahora para esas pavadas" traten de comprenderme, necesito que me ayuden, necesito de ustedes..

Para mi es muy necesario que me quieran y me lo digan, casi lo que más me gusta es escucharlos decir: "te queremos"..

Abrazame, necesito sentirlos muy cerca mio.

 Que ustedes no se olviden que yo soy, ni mas ni menos que un hijo..

 

En memoria a los tiroteos en las escuelas 


Mamá... Johnny trajo una pistola a la escuela hoy, le dijo a sus amigos que era cool. Y cuando haló el gatillo, hizo un gran estruendo. 

Mamá... yo fui una chica buena, siempre hice lo que se me pedía. Fui a la escuela, siempre tuve excelentes calificaciones. Hasta obtuve el primer lugar! pero mamita querida, cuando fui a la escuela este día, tu aún estabas dormida y no me despedí. 
Discúlpame mamá, me tenía que ir para no perder el bus, así no tendría que despertarte para que me llevaras, y tú descansarías, pues trabajas mucho en la casa haciéndolo todo para mis hermanitos, mi padre y yo.
Nunca te lo dije, pero yo siempre te lo agradecí mamá. Sé que sufrirás mucho por no poderme abrazarme de nuevo, ni verme sentada a la mesa contigo, y cuando mis hermanitos se gradúen yo sé que vas a pensar en mí, en los sueños que nunca pudieron realizarse; mamá... no llores por favor. Cuando Johnny disparó, me hirió a mi y a otra persona. Un amigo mío que quizás tampoco pueda realizar sus sueños. Todo porque Johnny consiguió la pistola por medio de su hermano mayor. 
Mamá, por favor dile a papá que lo quiero mucho, y que yo siempre soñé con el día en que él me llevara hasta el altar y me entregara al que habría de ser mi esposo. 
Sé que iba a sentirse muy contento y orgulloso de mí, así como yo siempre lo estuve de él.....y de ti mamá. Y por favor dile a Chris mi novio; que lo amé mucho, y que me perdone por cancelar la cita de esta noche, que yo quería compartir con él el resto de mi vida, y realizar juntos nuestros sueños. Y dile a mi abuelita que la estaré esperando en el cielo. Dile a todos mis amigos, que siempre fueron muy especiales para mí, que siempre fueron los mejores, a mis hermanitos diles....que nunca tomen un arma en la mano... nadie tiene derecho a destruir una vida, así como me han destruido la mía mamá... y con ella todas mis ilusiones. Mamá, no soy la primera, no soy mejor que los demás, pero quería ser alguien en la vida de quien tú siempre te sintieras orgullosa, estar contigo ahí cuando estuvieras viejita para ayudarte y cuidarte con el mismo esmero que tu nos cuidas a nosotros. 
Dile a mis maestros, que no iré mas a la escuela....pero que les agradezco por todo lo que aprendí con ellos.... Mamá, por que tuvo que pasarme a mi? Nadie lo merece. Adviértele a los demás para que no vuelva a ocurrir. Me fui sin tu beso.... sin tu bendición de todos los días.... y pensar que hoy... cuando despiertes, quizás sea por la policía tocándote a la puerta para darte tan terrible noticia. ¿Llegarás a tiempo al hospital mamita? 

Siento que me muero, tengo frío, cada vez las voces se oyen más y más lejos.... Dile a los doctores que yo sé que hicieron lo que pudieron. Creo que hasta vi a un doctor evitando el llorar. De seguro pensaba en sus hijos en ese momento.
Ay mamá!, me muero lentamente con una bala en mi pecho. Pero por favor mamá recuerda que estaré en el cielo con Dios. No te preocupes por mí, más bien, ora por Johnny, y no le guardes rencor.
Su vida también se ha destruido. Y sus padres también sufrirán mucho, y llorarán...y lo extrañarán. Pasará muchos años en la cárcel por el delito cometido. Ojalá esto le sirva de experiencia, ojalá y algún día se arrepienta. Sé que no fue su intención herirme, siempre fuimos muy buenos amigos, crecimos juntos, pero la bala me alcanzó a mi.
Porqué mamá? Porqué yo? Corrí lo mas rápido que pude cuando escuche el estruendo. No me di cuenta de que el balazo me había impactado....hasta que caí al suelo sangrando, pensando que ya nunca mas te volvería a ver. Te quiero tanto mami!!! Qué pena que ya nunca voy a regresar a casa. Me hubiera gustado ir a la universidad... probar cosas nuevas. Ya no voy a poder ir con mi papá a visitar el nuevo zoológico. Ya nunca podré casarme ni tener hijos. Quería ser una actriz... ahora sólo seré un nombre más en una lápida fría. Mamá, yo quería vivir.... pero me tengo que ir. Se esta haciendo tarde.

Yo sé que vienes en camino hacia acá... cuánta angustia debe haber en tu corazón en este momento. Ojalá pudiera esperarte, para decirte una vez más.... para decirte... Que es ese ruido? Porqué todos los médicos hablan agitados? Se va? Se nos va? Quien se va? Ah....soy yo...lo siento mamá...no pude esperarte Mama... lo que quería... decirte es ...que te quiero mucho!!!! Mucho... mamá...!!!!

En memoria de los Tiroteos en las Escuelas
Por favor, pasa esto. Me harías feliz si pudieras. No lo dejes pasar. Si lo pasas, posiblemente las personas llorarán....pero quizás no lloren por un hijo o una hija muerta...como están mi madre y otras madres llorando en este momento. Guarda esto en tu corazón ...para los niños que no tuvieron la oportunidad de decir ..adiós.

 

            PLEGARIA DE UN PADRE 

Dame, oh Señor, un hijo que sea lo bastante fuerte para saber cuándo es débil, y lo bastante valeroso para enfrentarse consigo mismo cuando sienta miedo; un hijo que sea orgulloso e inflexible en la derrota honrada, y humilde y magnánimo en la victoria

Dame un hijo que nunca doble la espalda cuando debe erguir el pecho; un hijo que sepa conocerte a Tí... y conocerse a si mismo, que es la piedra fundamental de todo conocimiento.

Condúcelo, te lo ruego, no por el camino cómodo y fácil, sino por el camino áspero, aguijoneado por las dificultades y los retos.

Allí déjale aprender a sostenerse firme en la tempestad y a sentir compasión por lo que fallan.

Dame un hijo cuyo corazón sea claro, cuyos ideales sean altos; un hijo que se domine a si mismo antes que pretenda dominar a los demás; un hijo que aprenda a reir, pero que también sepa llorar; un hijo que avance hacia el futuro, pero que nunca olvide el pasado:

Y después que le hayas dado todo esto, agrégale, te suplico, suficiente sentido del buen humor, de modo que pueda ser siempre serio, pero que no se tome a sí mismo demasiado en serio.
Dale humildad para que pueda recordar siempre la sencillez de la verdadera sabiduría, la mansedumbre de la verdadera fuerza.

Entonces, yo, su padre, me atreveré a murmurar:"No he vivido en vano". 



LOS NIÑOS APRENDEN LO QUE VIVEN


Enséñalos a que despierten en sus corazones el amor a Dios 
y al Prójimo y ellos encontrarán amor en el mundo. 

Si un niño vive con tolerancia, aprenderá a ser paciente. 

Si un niño vive con aliento, aprenderá a tener confianza. 

Si un niño vive entre críticas, aprenderá a condenar. 

Si un niño vive entre pleitos, aprenderá a pelear. 

Si un niño vive en el ridículo, aprenderá a ser tÌmido. 

Si un niño vive con venganza, aprenderá a sentirse culpable. 

Si un niño vive con estímulo, aprenderá a apreciar. 

Si un niño vive con rectitud, aprenderá lo que es justicia. 

Si un niño vive con seguridad, aprenderá a tener fe. 

Si un niño vive con aprobación aprenderá a valorarse. 

Si un niño vive con amor y amistad, aprenderá a amar, amar, amar... 


SEÑOR CONCEDEME 

VIDA Para ver crecer a mis hijos. 

PACIENCIA Para enseñarles sin tener que someterlos. 

SABIDURÍA Para que mis actos no los perjudiquen. 

AMOR Para guiarlos hasta su destino. 

VALOR Para aceptar lo que ellos elijan. 

 


LOS LIMITES DE SER PADRES 


Te di la vida pero no puedo vivirla por ti; 

Puedo enseñarte muchas cosas
Pero no puedo obligarte a aprender. 

Puedo dirigirte, pero no siempre estaré para guiarte. 

Puedo darte libertad, 
Pero no responsabilizarme por lo que haces con ella, 

Puedo llevarte a la iglesia pero no 
Puedo obligarte a creer; 

Puedo instruirte en lo malo y lo bueno, 
Pero no puedo decidir por ti; 

Puedo comprarte un traje hermoso 
Pero no puedo hacerte hermoso por dentro; 

Puedo ofrecerte consejos, pero no 
Puedo ponerlos en practica para ti; 

Puedo darte Amor 
Pero no puedo obligarte a aceptarlo; 

Puedo enseñarte a compartir, 
Pero no puedo forzarte a hacerlo; 

Puedo hablarte del respeto, pero 
No te puedo exigir que seas respetuoso; 

Puedo aconsejarte acerca de las buenas amistades, 
Pero no puedo escogértelas; 

Puedo educarte acerca del sexo 
Pero no puedo mantenerte puro; 

Puedo platicarte acerca de la vida, 
Pero no puedo edificarte una reputación; 

Puedo decirte que el licor es peligroso, 
Pero no puedo decirte No por ti; 

Puedo advertirte acerca de las drogas, 
Pero no puedo evitar que las uses;

Puedo exhortarte acerca de la necesidad de tener metas altas, 
Pero no puedo alcanzarlas por ti; 

Puedo enseñarte acerca de la bondad, 
Pero no puedo obligarte a ser bondadoso; 

Puedo amonestarte en cuanto al pecado. 
Pero no puedo hacerte una persona moral 

Puedo amarte como niño, pero no 
Puedo colocarte en la familia de Dios. 

Puedo hablarte de Jesús, pero no 
Puedo hacer que Jesús sea tu Señor. 

Puedo explicarte como vivir. 
Pero no puedo darte vida eterna. 


 

 

              “LAS ETAPAS DE LA VIDA”


Dios creó al burro y le dijo: “Seras burro, trabajaras incansablemente de sol a sol cargando bolsas en el lomo, comerás pasto, no tendrás inteligencia y vivirás 50 años”. El burro contesto: “Sere burro, pero vivir 50 años es demasiado; dame apenas 20 años”, Dios se lo concedió. 

Dios creó al perro y le dijo: “Cuidaras de las casas de los hombres, serás su mejor amigo, comerás de las sobras y vivirás 25 años: serás perro”. El perro respondió: “ Señor seré perro, pero vivir 25 años es demasiado: dame apenas 10 años”. Dios se lo concedió. 

Dios creó al mono y le dijo: “ Serás mono, saltaras de rama en rama haciendo payasadas, serás divertido y vivirás 20 años”. El mono respondió, “Señor, seré mono, pero vivir 20 años es demasiado, dame solamente 10 años”. Dios se lo concedió. 

Finalmente Dios creo al hombre y le dijo: “Seras hombre, el único ser racional sobre la faz de la tierra. Usaras tu inteligencia para enseñorearte sobre los animales, dominaras el mundo y vivirás 20 años”. 

El hombre respondió: “Señor, seré hombre, pero vivir 20 años es muy poco. Dame los 30 años que el burro rehusó, los 15 años que el perro no quiso y los 10 años que el mono rechazo”. 

Así lo hizo Dios y desde entonces el hombre vive 20 años como hombre. Luego se casa y pasa 30 años como burro, trabajando y cargando todo el peso en el lomo. Después, cuando los hijos se van, vive 15 años como perro, cuidando la casa y comiendo lo que le dan. Luego llega a viejo, se jubila y vive 10 años como mono, saltando de casa en casa o de hijo en hijo, haciendo payasadas para divertir a los nietos.

No se en que etapa de la vida te encuentras, si eres un hijo, padre o abuelo, lo que si se es que la vida continúa y tenemos que seguir hacia adelante buscando que Dios nos de la fuerza para mejorar en todo y hacer felices a hasta donde podamos a todos los que nos rodean MUY EN ESPECIAL A LOS QUE VIVEN BAJO NUESTRO TECHO.

Por favor, comparte esta página para que otros sean tan bendecidos como tú.



 

                               

       De retorno a mí página príncipal
                                Flower Home Button.gif

<BGSOUND SRC="dadgracias.mid" loop="infinite">

  The Christian CounterThe Christian Counter