HOMENAJE A LOS PAPAS

 

 

HISTORIA DEL DIA DEL PADRE                                                                    

                                     

Se debe a la señora Sonora Dodd la idea de celebrar el Día del Padre. En 1909 ella hizo esta propuesta, ya que deseaba que existiera un día especial que honrara a su padre, William Dodd.

William Dodd, veterano de la guerra civil estadounidense, enviudó al fallecer su esposa mientras daba luz a su sexto hijo. Solo y sin apoyo, asumió la tarea de criar y educar a sus seis hijos en una granja al este del estado de Washington.

Ya adulta, Sonora vio en su padre un hombre valeroso, cariñoso y desinteresado, que había realizado todo tipo de sacrificios para sacar adelante a su familia. Debido a que su padre había nacido en junio, Sonora escogió el 19 de junio de 1910 como fecha para celebrar el Día del Padre en honor al suyo.

En 1924 el presidente Calvin Coolidge apoyó la idea y convirtió el Día del Padre en una celebración nacional. Finalmente en 1966, el Presidente Lyndon Johnson firmó una proclamación presidencial que declaraba el tercer domingo de junio como Día del Padre.


 

¿Estáis preparados para ser padres?


     La preparación para ser padres es mucho más complicada que leer unos cuantos libros y decorar la habitación del niño. He aquí 12 sencillas pruebas para futuros padres para ayudarles a prepararse para la experiencia real de ser padre o madre.
     1. Para la mujer: Con el fin de prepararte para la maternidad, átate un saco de garbanzos a la tripa y ponte una bata encima. Déjalo ahí durante 9 meses. Después de 9 meses, abre el saco y quita el 10% de los garbanzos. Para el hombre y/o mujer: Si quieres prepararte para la paternidad, baja a la farmacia de tu barrio, vacía el contenido de tu cartera en el mostrador y dile al farmacéutico que se sirva él mismo. Luego vete al supermercado y domicilia tu nómina directamente en su oficina central. Vete a casa. Coge el periódico. Léelo por última vez.
     2. Antes de lanzarte a tener hijos, busca una pareja que ya los tenga y critícales por sus métodos de imponer disciplina, su falta de paciencia y sus pésimos niveles de tolerancia, así como por haber permitido que sus hijos se porten como salvajes. Sugiéreles maneras de mejorar el comportamiento de sus vástagos a la hora de acostarse, pedir pipí o comer. Aprovecha, será la última vez que tengas todas las respuestas.
     3. Para hacerte una idea de cómo serán las noches, coge un saco húmedo de entre 4 y 6 kilos, recorre tu salón para arriba y para abajo con el saco en brazos, sin sentarte desde las 5 de la tarde hasta las 10 de la noche. A las 10 suelta el saco húmedo, pon el despertador para medianoche y duérmete. Levántate a las 12 y da más vueltas por el salón, con el saco húmedo, hasta la una. Pon el despertador para las 3. Como no podrás dormirte, levántate a las 2 y prepárate una copa. Acuéstate a las 2:45. Levántate cuando suene el despertador a las 3. Canta nanas en la oscuridad hasta las 4 y pon el despertador para las 5. Levántate. Haz el desayuno. Sigue esta rutina durante 5 años. Pon siempre buena cara.
     4. ¿Puedes aguantar a los niños en casa? Para averiguarlo, unta crema de cacao en el sofá y mermelada en las cortinas. Esconde un trozo de pescado rebozado detrás del equipo de música y déjalo ahí durante todo el verano. Mete los dedos en las macetas y luego arrástralos por las paredes más limpias. Dibuja encima de las manchas con lápices de color. ¿Qué tal queda?
     5. Vestir a un niño pequeño no es tan fácil como parece. Primero, compra un pulpo y una bolsa de redecilla. Después, intenta colocar el pulpo dentro de la bolsa, de manera que no salga ninguno de los tentáculos por los agujeros de la red. Tiempo permitido para la prueba: toda la mañana.
     6. Coge una caja para huevos vacía. Utilizando unas tijeras y un poco de pintura, conviértela en un cocodrilo. Ahora agarra un tetra-brik, una pelota de ping-pong y un paquete de choco-crispies vacío y construye una réplica exacta de la Torre Eiffel. ¡Enhorabuena!, has aprobado las pruebas para ser miembro de la asociación de padres de la guardería.
     7. Olvídate del deportivo y cómprate un coche familiar. Y no lo dejes en el garaje todo limpio y brillante. Los coches familiares no son así. Compra un helado de chocolate y mételo en la guantera. Déjalo ahí. Coge una moneda de cinco duros e introdúcela en el cassette. Después, adquiere un paquete de galletas de chocolate de tamaño familiar y machácalas contra los asientos traseros. Araña ambos lados del vehículo con una llave. Ahí lo tienes. ¡Perfecto!
     8. Prepárate para salir, espera en la puerta del baño durante media hora. Sal por la puerta de la calle. Vuelve a entrar. Vuelve a salir. Vuelve a entrar. Vuelve a salir. Baja por el camino otra vez. Anda por la calle muy despacio durante 5 minutos. Párate a inspeccionar con detalle cada pitillo apagado, chicle tirado, kleenex usado o insecto muerto que encuentres en la acera. Vuelve hacia atrás. Grita diciendo que estás harto de que los vecinos se asomen a mirarte. Date por vencido y vuelve a casa. Ahora estás más o menos preparado para llevar a un niño pequeño de paseo.
     9. Repite siempre lo que dices por lo menos cinco veces.
     10. Vete al supermercado. Lleva contigo lo más parecido a un niño de menos de cuatro años que puedas encontrar (una cabra adulta, no enganchada a Internet, es ideal). Si piensas tener más de un niño, llévate dos cabras. Haz la compra para una semana sin perder de vista a las cabras. Paga todo lo que las cabras hayan comido o destrozado. Repítelo varias veces; mientras no puedas realizarlo con facilidad, ni sueñes con tener hijos.
     11. Ahueca un melón. Haz un pequeño agujero en un lado. Cuélgalo del techo y balancéalo de un lado a otro. Ahora coge un bol de papilla. Intenta meter cucharadas de papilla dentro del melón fingiendo que eres un avioncito. Sigue intentándolo hasta acabar la mitad de la papilla, vierte la otra mitad sobre tu regazo asegurándote de que caiga mucha sobre el suelo. Ahora estás preparado para dar de comer a un niño de 12 meses.
     12. Apréndete todos los nombres de los Power Rangers, de los personajes de las películas de Disney, de los Pokémon, Barrio Sésamo y las Tortugas Ninja. Cuando te sorprendas cantando canciones de Blancanieves en el trabajo, por fin estarás preparado para ser padre.
Fácil, ¿eh?


DICHOS DE PAPA....

                                                                

¿Qué padre con sus dichos no tiene gran influencia en tu vida? Recordemos algunos dichos clásicos de los padres:


 

"Hijo, Si quieres amarme, bien puedes hacerlo
Tu cariño de oro, nunca desdeño
Más quiero que comprendas que nada me debes
Soy ahora el padre y tengo los deberes
Nunca en las angustias por verte contento
He trazado signos de tanto por ciento
Ahora pequeño quiero orientarte
Mi agente viajero llegará a cobrarte
Será un hijo tuyo gota de tu sangre
Presentará un cheque por 100 mil afanes
Llegará a cobrarte y entonces mi niño
Como hombre honrado a tu propio hijo deberás pagarle."


 

¿Quién Se Lleva Al Hijo???

El Hijo, El Hijo! ¿Quien se lleva al Hijo?

Un hombre rico y su hijo tenían gran pasión por el arte. Tenían de todo en su colección, desde Picasso hasta Rafael. Muy a menudo, padre e hijo se sentaban juntos a admirar las grandes obras de arte.

Desgraciadamente, el hijo fue a la guerra. Fue muy valiente y murió en la batalla mientras rescataba a otro soldado. El padre recibió la noticia y sufrió profundamente la muerte de su único hijo. Un mes mas tarde, justo antes de la Navidad, alguien tocó a la puerta. Un joven con un gran paquete en sus manos le dijo al padre: "Señor, usted no me conoce, pero yo soy el soldado por quien su hijo dio la vida. El salvó muchas vidas ese día, y me estaba llevando a un lugar seguro cuando una bala le atravesó el pecho, muriendo así instantáneamente. El hablaba muy a menudo de usted y de su amor por el arte."

El muchacho extendió el paquete: "Yo sé que esto no es mucho. Yo no soy un gran artista, pero creo que a su hijo le hubiera gustado que usted recibiera esto." El padre abrió el paquete. Era un retrato de su hijo pintado por el joven soldado. El contempló con profunda admiración la manera en que el soldado había capturado la personalidad de su hijo en la pintura. El padre estaba tan atraído por la expresión de los ojos de su hijo que los suyos propios se arrasaron de lágrimas. Le agradeció al joven soldado y ofreció pagarle por el cuadro.

"Oh no señor, yo nunca podría pagarle lo que su hijo hizo por mí. Es un regalo." El padre colgó el retrato arriba de la repisa de su chimenea. Cada vez que los visitantes e invitados llegaban a su casa, les mostraba el retrato de su hijo antes de mostrar su famosa galería. El hombre murió unos meses mas tarde y se anunció una subasta para todas las pinturas que poseía.

Mucha gente importante y de influencia acudió con grandes expectativas de hacerse con un famoso cuadro de la colección. Sobre la plataforma estaba el retrato del hijo. El subastador golpeó su mazo para dar inicio a la subasta. "Empezaremos los remates con este retrato del hijo. ¿Quién ofrece por este retrato?"

Hubo un gran silencio. Entonces una voz del fondo de la habitación gritó: "¡Queremos ver las pinturas famosas! ¡Olvídese de esa!" Sin embargo el subastador persistió: "¿Alguien ofrece algo por esta pintura? ¿$100.00 dólares? ¿$200.00 dólares?" Otra voz gritó con enojo: "¡No venimos por esa pintura! Venimos a ver los Van Goghs, los Rembrandts. ¡Vamos a las ofertas de verdad!"

Pero aún así el subastado continuaba su labor: "¡El Hijo! ¡El Hijo! ¿Quién se lleva El Hijo?!" Finalmente, una voz se oyó desde muy atrás del cuarto: "Yo doy diez dólares por la pintura!" Era el viejo jardinero del padre y del hijo, siendo éste muy pobre, era lo único que podía ofrecer."

"¡Tenemos $10 dólares!. ¿Quién da $20?", gritó el subastador.

"¡Dásela por $10!"

"¡Muéstranos de una vez las obras maestras!", dijo otro exasperado.

"¡$10 dólares es la oferta!"

"¿Alguien da $20?"

La multitud se estaba enojando. No querían la pintura de El Hijo. Querían las que representaban una valiosa inversión para sus propias colecciones.

El subastador golpeó por fin el mazo: "Va una, van dos, ¡VENDIDA por $10 dólares!"

"Empecemos con la colección!"

El subastador soltó su mazo y dijo: "Lo siento mucho damas y caballeros, pero la subasta llegó a su final."

"Pero, ¿qué de las pinturas?"

"Lo siento. Cuando me llamaron para conducir esta subasta, se me dijo de un secreto estipulado en el testamento del dueño. Yo no tenía permitido revelar esta estipulación hasta este preciso momento. Solamente la pintura de EL HIJO sería subastada. Aquel que la comprara heredaría absolutamente todas las posesiones de este hombre, incluyendo las famosas pinturas. El hombre que compró EL HIJO se queda con todo."

LO MISMO PASA CUANDO ACEPTAS A JESUCRISTO EL HIJO DE DIOS EN TU CORAZON, EL PADRE TE DA TODO, PORQUE "EL QUE TIENE AL HIJO, TIENE LA VIDA" I Juan 5:12.  ¿Ya lo tienes?


PADRE

                                                           

 Amarás a tu hijo con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas, pero sabiamente con toda tu mente.

 Pensarás que tu hijo no es algo que te pertenece, sino que es un individuo.

 Considerarás que su amor y su respecto no es algo que debes demandar, sino algo digno de ganarse.

 Cada vez que pierdes la paciencia con sus desatinos y su inmadurez deberás recordar los errores y las aventuras infantiles que precedieron a tu madurez.

   Deberás recordar que tu hijo ve en ti un héroe y toma tu pensamiento siempre como el verdadero.

  Recordarás también que tu ejemplo es más elocuente que tus correcciones y tus consejos.

 Te esforzarás más por ser una luz que ilumine el sendero de su vida que por trazarle un camino.

  Enseñaras a tu hijo a valerse por sí mismo y salvar sus propias dificultades.

  Enseñarás a tu hijo a ver la belleza, a practicar la bondad, a amar la verdad, a vivir la amistad.

 Harás del lugar en donde vivas un verdadero hogar, un refugio de felicidad para ti mismo, para tus hijos, para tus amigos, y para los amigos de tus hijos.

 

 

 


Papa, cuando pensabas que no te veía...

 

                                          

 

Querido Papá:

Quiero contarte algo que se refiere a nosotros dos. Quiero compartir contigo algunas experiencias que viví a tu lado sin que tu lo supieras, experiencias que de alguna manera apreciaría transmitirle a mi hijo, cuando sea yo quien lo tenga.

.... Cuando pensabas que no te veía, te escuché pedirle al Ser Supremo salud y trabajo para nosotros, y aprendí que existía Alguien con quien yo podría conversar en el futuro.

.... Cuando pensabas que no te veía, te vi preocuparte por tus amigos sanos y por tus amigos enfermos, y así aprendí que todos debemos ayudarnos y cuidarnos unos a otros.

.... Cuando pensabas que no te veía, te vi dar tu tiempo y dinero para ayudar a personas que nada tenían, y aprendí que aquellos que tienen, debemos compartirlo con quienes no tienen.

.... Cuando pensabas que no te veía, te sentí darme un beso por la noche y me sentí amado y seguro.

.... Cuando pensabas que no te veía, te vi atender la casa y a todos los que vivimos en ella, y aprendí a cuidar lo que es dado.

.... Cuando pensabas que no te veía, vi como cumplías con tus responsabilidades, aún cuando no te sentías bien, y aprendí que debo ser responsable cuando crezca.

.... Cuando pensabas que no te veía, vi tus lágrimas , y entonces aprendí que a veces las cosas duelen, y que está bien llorar.

.... Cuando pensabas que no te veía, vi que te importaba y quise ser todo lo que puedo llegar a ser.

.... Cuando pensabas que no te veía, aprendí casi todas las lecciones de la vida que necesito saber para ser una buena persona y también productiva cuando crezca.

.... Cuando pensabas que no te veía, te vi y quise decir: ¡gracias por todas las cosas que vi, cuando pensabas que no te veía!

Nosotros, tus hijos.

 


FRASES CELEBRES

                                                        

Ama a tus padres si son justos; si no lo son, sopórtalos. (Publio Siro)

El problema con la familia es que los hijos abandonan un día la infancia, pero los padres nunca dejan la paternidad. (Osho)

El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día. (O. A. Battista)

El padre debe ser el amigo y el confidente, no el tirano de sus hijos. (Gioberti)

Las personas mas necesarias: los padres. (Madre Teresa de Calcuta)

No es la carne y la sangre sino el corazón lo que nos hace padres e hijos. (Schiller - Escritor alemán - 1759-1805)

Nunca se siente más seguro un niño que cuando sus padres se respetan. (Jan Blaustone)

Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo en que tener un piano no lo vuelve pianista. (Michael Levine)

Un buen padre vale por cien maestros. (Jean Jacques Rousseau - Escritor y filósofo francés - 1712-1778)

Al que maldice a su padre o a su madre, Se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa. (Proverbios 20: 20)

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. (Efesios 6: 1-3)

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. (Efesios 6: 4)


ANTES DE TERMINAR ES BUENO REFLEXIONAR SOBRE:

NUESTRO PADRE CELESTIAL. UN PADRE DE AMOR Y MISERICORDIA.

BENDITO SEA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS!


"PADRE NUESTRO", ¿DE VERDAD?

                                                   

HOMBRE: Padre Nuestro que estas en los cielos..

DIOS: Si.. Aquí estoy..

HOMBRE: Por favor ... no me interrumpa. ¡Estoy rezando!

DIOS: ¡Pero tu me llamaste!..


HOMBRE: ¿Llamé? No llamé a nadie. Estoy rezando.... Padre Nuestro que estas en los cielos...

DIOS: ¡¡¡Ah!!! Eres tú nuevamente.

HOMBRE: ¿Cómo?

DIOS: ¡Me llamaste! Tú dijiste: Padre Nuestro que estás en los Cielos. Estoy aquí. ¿En que te puedo ayudar?


HOMBRE: Pero no quise decir eso. Estoy rezando. Rezo el Padrenuestro todos los días, me siento bien rezando así. Es como cumplir con un deber. Y no me siento bien hasta cumplirlo.

DIOS: Pero ¿cómo puedes decir Padre Nuestro sin pensar que todos son tus Hermanos, ¿Cómo puedes decir que estás en los cielos, si no sabes que el cielo es paz, que el cielo es amor a todos...

HOMBRE: Es que realmente no había pensado en eso.


DIOS: Pero... prosigue tu oración.

HOMBRE: Santificado sea tu nombre...

DIOS: ¡Espera ahí! ¿Qué quieres decir con eso?

HOMBRE: Quiero decir... quiero decir... lo que significa. ¿Cómo lo voy a saber? Es parte de la oración. ¡Solo eso!

DIOS: Santificado significa digno de respeto, santo, sagrado.

HOMBRE: Ahora entendí. Pero nunca había pensado en el sentido de la palabra SANTIFICADO. "Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo..."

DIOS: ¿Estás hablando en serio?

HOMBRE: Claro! ¿Por qué no?

DIOS: ¿Y que haces tú para que eso suceda?

HOMBRE: ¿Cómo qué hago? ¡Nada! Es que es parte de la oración, hablando de eso... sería bueno que el Señor tuviera un control de todo lo que acontece en el cielo y en la tierra también.

DIOS: ¿Tengo control sobre ti?

HOMBRE: Bueno... ¡Yo voy a la Iglesia!


DIOS: ¡No fue eso lo que te pregunté! ¿Qué tal el modo en que tratas a tus hermanos, la forma en que gastas tu dinero, el mucho tiempo que das a la televisión, las propagandas por las que corres detrás, y el poco tiempo que me dedicas a Mi?


HOMBRE: Por favor, ¡Para de criticar!

DIOS: Disculpa. Pensé que estabas pidiendo que se haga mi voluntad. Si eso fuera a acontecer.. ¿Qué hacer con aquellos que rezan y aceptan mi voluntad, el frío, el calor, la lluvia, la naturaleza, la comunidad....

HOMBRE: Es cierto, tienes razón. Nunca acepto tu voluntad, pues reclamo por todo. Si mandas lluvia, pido sol.. si mandas sol me quejo del calor, si mandas frío, continuo reclamando; pido salud, pero no cuido de ella, dejo de alimentarme o como mucho.

DIOS: Excelente que reconozcas todo eso. Vamos a trabajar juntos tú y yo. Vamos a tener victorias y derrotas. Me está gustando mucho tu nueva actitud.


HOMBRE: Oye Señor, preciso terminar ahora, esta oración está demorando mucho más de lo acostumbrado. Continúo..."el pan nuestro de cada día dánoslo hoy"...

DIOS: ¡Para ahí! ¿Me estas pidiendo pan material? No solo de pan vive el hombre sino también de Mi Palabra. Cuando Me pidas el pan, acuérdate de aquellos que no lo tienen. ¡Puedes pedirme lo que quieras, deja que me vea como un Padre amoroso! Estoy interesado en la última parte de tu oración, continúa...


HOMBRE: "Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden..."

DIOS: ¿Y tu hermano despreciado?

HOMBRE: ¿Ves? Oye Señor, él me criticó muchas veces y no era verdad lo que decía. Ahora no consigo perdonarlo. Necesito vengarme.

DIOS: Pero.. ¿Y tu oración? ¿qué quieres decir con tu oración? Tú me llamaste y estoy aquí, quiero que salgas de aquí transformado, me gusta que seas honesto. Pero no es bueno cargar con el peso de la ira dentro de tí! ¿Entiendes?


HOMBRE: Entiendo que me sentiría mejor si me vengara.

DIOS: ¡No! Te vas a sentir peor. La venganza no es buena como parece. Piensa en la tristeza que me causarías, piensa en tu tristeza ahora. Yo puedo cambiar todo para ti. Basta que tú lo quieras.

HOMBRE: ¿Puedes? ¿Pero cómo?

DIOS: Perdona a tu hermano, y Yo te perdonaré a ti y te aliviaré.

HOMBRE: Pero Señor.. no puedo perdonarlo.

DIOS: ¡Entonces no me pidas perdón tampoco!

HOMBRE: ¡Estás acertado! Pero solo quería vengarme, quiero la paz Señor. Está bien, está bien: perdono a todos, pero ayúdame Señor!. Muéstrame el camino a seguir.

DIOS: Esto que pides es maravilloso, estoy muy feliz contigo. Y tú... ¿Cómo te estas sintiendo?

HOMBRE: ¡Bien, muy bien! A decir verdad, nunca me había sentido así. Es muy bueno hablar con Dios.

DIOS: Ahora terminemos la oración.. prosigue...

HOMBRE: "No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal..."

DIOS: Excelente, voy a hacer justamente eso, pero no te pongas en situaciones donde puedas ser tentado.

HOMBRE: y ahora.. ¿Qué quieres decir con eso?


DIOS: Deja de andar en compañía de personas que te llevan a participar de cosas sucias, secretas. Abandona la maldad, el odio. Todo eso te lleva al camino errado. No uses todo eso como salida de emergencia.


HOMBRE: ¡No te entiendo!

DIOS: ¡Claro que entiendes! Has hecho conmigo eso varias veces. Vas por el camino equivocado y luego corres a pedirme socorro.

HOMBRE: Tengo mucha vergüenza, perdóname Señor.

DIOS: ¡Claro que te perdono! Siempre perdono a quien está dispuesto a perdonar también. Pero cuando me vuelvas a llamar acuérdate de nuestra conversación, medita cada palabra que dices. Termina tu oración.


HOMBRE: ¿Terminar? Ah, sí, "AMEN!"

DIOS: ¿Y qué quiere decir "Amén"?

HOMBRE: No lo sé. Es el final de la oración.

DIOS: Debes decir AMEN cuando aceptas todo lo que quiero, cuando concuerdas con mi voluntad, cuando sigues mis mandamientos, porque AMEN quiere decir ASÍ SEA , estoy de acuerdo con todo lo que oré.


HOMBRE: Señor, gracias por enseñarme esta oración, y ahora gracias también por hacérmela entender.

DIOS: Yo amo a todos mis hijos, pero amo más a aquellos que quieren salir del error, a aquellos que quieren ser libres del pecado. ¡Te bendigo, y permanece en mi paz!


HOMBRE: ¡Gracias Señor! ¡Estoy muy feliz de saber que eres mi amigo!

 


 

 

 


m

MUCHAS FELICIDADES!

QUE TODOS LOS REGALOS ESTEN LLENOS DE BESOS!


 

                               

       De retorno a mí página príncipal
                                Flower Home Button.gif

  The Christian CounterThe Christian Counter